LA LLEGADA DE LOS ZAPATISTAS A MAGDALENA CONTRERAS. HISTORIA DE UNA ILUSIÓN
12 de junio del 2018

 

Entrada de zapatistas a la ciudad

 

 

 

 

 

 

LA LLEGADA DE LOS ZAPATISTAS A MAGDALENA CONTRERAS. 

HISTORIA DE UNA ILUSIÓN 

por Edmundo López Romero 

 

INTRODUCCIÓN 

En este escrito trataré de narrar parte de mi historia, contar como 

el pasado influyó en mí con un personaje que lo tengo presente en 

mi memoria: mi bisabuelo. 

También quiero contar como fue la vida de Contreras con la 

llegada del tren de pasajeros o de carga y como influyó en la vida 

de nosotros como niños de los años 50, como si hubiera sido ayer 

el acontecimiento que aquí narro. Desgraciadamente no encontré 

nada en documentos, ni escritos que validen la historia a la que 

hago referencia. No puedo probar que mi bisabuelo haya formado 

parte cercana del general Emiliano Zapata, así que supongo que él 

se mantuvo al margen o que, como era menor de edad, tampoco figuraba 

en los registros. Sólo me queda escribir cosas que él mismo 

me contó y también parte de las historias que me relató mi abuela. 

Con este escrito no quiero ni reconocimiento ni busco algún 

beneficio económico, solo trato de que esta historia llegue a mucha 

gente y lo demás lo dejo a sus amables consideraciones. 

 

HISTORIA DE UNA ILUSIÓN 

La historia nace por la inquietud de conocer parte de mi pasado 

y por la necesidad de saber la verdad de las historias que me contaba 

mi abuela. También nace cuando un amigo me hizo llegar la 

invitación a un concurso de historias y leyendas del poniente de 

la Ciudad de México. Esta invitación la tomé con mucho entusiasmo 

ya que tenía muchas cosas de las cuales tenía ganas de contar, 

las situaciones que en cierta manera me quemaban dentro y quería 

sacar todas estas historias que de niño me habían contado mis tíos 

y mis abuelas y fueron parte muy importante de mi infancia y mi 

adolecencia. 

Empecé con tanto entusiasmo el concurso que no me di cuenta 

de qué se trataba y me puse a escribir como loco todo lo que me 

acordaba de las historias que me platicaban mis tíos y mis parientes, 

en las noches que ellos se ponían a matar cerdos y preparaban 

los chicharrones, en esas noches llenas de misterio y de ganas por 

ser los primeros en probar los chicharrones recién hechos. En mi 

investigación por conocer más del lugar al que pertenezco, supe 

que Contreras se caracterizó por tener criaderos de ovejas. 

Varios de mis tíos se dedicaron a vender la barbacoa, que es 

carne de borrego hecha en un horno que se hace en el suelo. Ya 

depositada la carne de borrego en el horno se cubre con pencas de 

maguey, que le da un típico sabor a la carne. La carne de aquí llegó 

a competir en la elaboración de barbacoa con el pueblo de Texcoco 

en el estado de México y, hasta la fecha, Contreras es famosa por 

su elaboración. 

Después en la investigación que realicé en varios documentos 

y libros, supe que Contreras se caracterizó por el cambio de labor 

agrícola a la labor de los obrajes que se distribuían a lo largo de los 

ríos Contreras y Eslava. También me enteré –por varias personas 

que me relataron historias que a ellos mismos les habían contado– 

de que la guerra de independencia impactó en la Magdalena 

Contreras, en gran medida por la situación estratégica y porque en 

este lugar estaban establecidas varias haciendas: la de San Nicolás 

Mipulco o Eslava, la hacienda de Contreras o Padierna y la hacienda 

de la Cañada, las cuales fueron objeto de saqueos y destrucción 

y por eso después fueron abandonadas por sus dueños a mediados 

de 1813. Las incursiones militares del ejército de José María Morelos 

obligaron a los dueños de las haciendas a huir. 

También me puse a investigar de la historia de Contreras y encontré 

algo que llamó mi atención por la peculiaridad de la crónica, 

que decía que en la Magdalena Contreras fue elegida una señora de 

nombre Socorro Ramírez como primera presidenta del Club Democrático 

Antirreeleccionista, de nombre, “Vicente Guerrero”, que 

fue creado contra la dictadura de don Porfirio Díaz. En ese entonces 

la Magdalena Contreras era lugar estratégico para acceder a la 

ciudad de México y, debido a sus antecedentes agrarios, en Contreras 

se contó con amplia simpatía para el movimiento zapatista. 

En el mes de marzo de 1912 se registró la primera incursión 

de la partida zapatista en esta zona. Los habitantes de Contreras se 

unieron a la lucha zapatista, aunque también fueron objeto de la 

leva por parte del ejército constitucionalista. Igual que en la guerra 

de independencia, Contreras fue objeto de acoso por las fuerzas 

en conflicto, lo que propició que entre 1913 y 1914, con objeto de 

contar con artículos de primera necesidad, fueran tomadas las fábricas 

de Contreras por los zapatistas hasta el año de 1915. 

El concurso no se trataba de escribir sobre la historia de la 

delegación Magdalena Contreras, sino de conocer nuestra propia 

historia en el poniente de la ciudad. Eso sí, tengo que darle gracias 

al famoso concurso, por haberme abierto las ansias de investigar 

parte de mi pasado y del pasado del lugar donde habito desde hace 

mucho tiempo, aunque en algún momento de mi vida viví fuera del 

país por varios años, pero como dicen los habitantes de Contreras: 

“uno regresa a las querencias”. 

 

Volviendo a la historia de Contreras, se dice que inicia con la 

llegada de tribus mexicas entre los siglos xiii y xiv y fueron ellos 

los que le dieron el nombre de Atlitic, que significa piedra que bebe 

agua o piedra de donde brota agua, ése es uno de los nombres. El 

otro nombre proviene de una ermita fundada en el siglo xvi por 

misioneros franciscanos y dominicos: Santa María Magdalena. El 

nombre de Contreras viene la familia Contreras, que en el siglo xvi 

creó un obraje y desde entonces este lugar conserva el apellido de 

dicha familia. 

El español Jerónimo de León, en 1543, estableció el primer 

batán (fábrica de telas corrientes) y a finales del siglo xviii un grupo

de empresarios españoles y franceses establecieron, cerca del 

pueblo de la Magdalena, una fábrica de textiles de algodón. El 11 

de diciembre de 1897 se inauguró oficialmente la vía de ferrocarril 

(conocido como el “ferrocarril del balsas”) México-Cuernavaca, 

por el general Porfirio Díaz. 

En la Magdalena Contreras se dio gran impulso a la industria 

textil y a las plantas generadoras de energía, de ahí el nombre del 

parque de los Dinamos. Esto hay que resaltarlo ya que la delegación 

se puede considerar como parte importante de la economía 

de México en esa época y también una de las primeras zonas ecológicas, 

no solo de la Ciudad de México, sino del país entero, ya que 

fue la primera en generar energía hidroeléctrica. 

Aquí se aprovecharon los recursos naturales, pero también 

se cuidaban estos recursos porque me acuerdo que, cuando era 

chico, en los años 50, todavía existían truchas y en el río te podías 

meter a nadar. Una de las partes donde acostumbrábamos nadar 

era en el Callejón del toro después de la Avenida San Francisco. 

Ahí todavía estaba limpia el agua del río, ahora son aguas negras. 

tren revolucionario 2

 

 

Pero mi historia es sobre la importancia del ferrocarril en la 

Magdalena Contreras. Además de transporte y generador de la economía 

de varias familias, entre ellas la mía, servía como enlace con la 

gente de los poblados del Ajusco, Parres, Tres Marías y Cuernavaca. 

Tenía mucha importancia dentro de la economía de la ciudad de México, 

tanto que en la época de la Revolución, las fuerzas del general 

Emiliano Zapata lo querían controlar y llegó un destacamento a Contreras 

y se estacionaron aquí teniendo contacto con la gente del lugar. 

En muchas partes me han contado que cuando los zapatistas 

estuvieron en Contreras, eran violadas las mujeres y en otras ocasiones 

me han dicho que las mujeres estaban de acuerdo con esas 

relaciones. A la gente de Emiliano Zapata, los habitantes de aquí, 

les dieron facilidades: comida y refugio en todo el tiempo que las 

tropas ocuparon esta zona. 

Cuenta una señora de la que por desgracia no tengo su nombre 

ni el de su hija, que fue la que me contó este relato, que muchas veces

hacían un hoyo abajo de la cama para esconder a las 

mujeres jóvenes. Desde que comencé a investigar me ha sido difícil 

recopilar datos y narraciones de la llegada de los zapatistas a Contreras. 

Muchas de las personas que vivieron esto han fallecido o en 

varios casos la memoria les falla. 

Otras personas me han comentado que en muchas ocasiones 

tenían camisetas de carrancistas y de zapatistas y según las tropas 

que llegaban a Contreras eran las camisetas que usaban. Si 

venían los carrancistas usaban las de Carranza y si venían los zapatistas 

usaban las de Emiliano Zapata. Mi bisabuelo me contaba, 

yo estando en la secundaria, que él había enterrado armamento, 

municiones dinero y papeles en un lugar cerca de la sub-estación 

que está junto de la que ahora se conoce como “La hacienda”. 

Decía que solo se acordaba que lo había enterrado cerca de unos 

carrizos y decía (no sé si para que le creyéramos o porque era 

cierto) que había enterrado ahí mismo el acta de nacimiento de 

mi abuela. Ése hecho me motivó a leer sobre el general Emiliano 

Zapata, su forma de ser y su vida, en varios libros que se escribieron 

sobre él. 

Leí biografías que describen su vida familiar, su vida social y 

sus amores, en mi investigación llegué a leer cosas que desconocía 

de este personaje y eso me ayudó a conocer al ser humano y al 

hombre con defectos y virtudes que fue Zapata. 

En este momento, independientemente de las cosas del general, 

hay algo que hay que admirarle y eso es el ideal que lo llevó 

a levantarse en armas y la grandeza para llevar consigo a mucha 

gente que ya se había cansado de tanto abuso de los dueños de las 

haciendas y admiro a la gente que luchó junto a Zapata, ya que 

muchos perdieron la vida por salir de esta situación, aunque también 

hubo quienes se rindieron y no continuaron en la lucha. 

De principio dudé que mi bisabuelo tomara el camino de la 

rendición, pero después de ponerme a pensar las razones que 

lo orillaron a tomar esa decisión, la respeto porque no sé cuál fue 

la causa y el motivo para llegar a rendirse y por otro lado agradezco 

que haya tomado ese decisión porque me dio la oportunidad de 

conocerlo y saber que ese hombre peleó al lado del general Emiliano 

Zapata y por los mismos ideales que lo llevaron a levantarse en 

armas y, también, que mi bisabuelo fue uno de los soldados que le 

dio a México las bases para tener un principio de “tierra y libertad” 

y que “la tierra es para el que la trabaja”. 

Platicando con personas que estuvieron en Contreras en esa 

época, me dicen que había muchos muertos y que hicieron una 

zanja grande donde los enterraban. También me dicen que tanto 

los zapatistas y los carrancistas llegaban y saqueaban las casas y se 

llevaban todos los alimentos sin importar que no les dejaran nada, 

también me dicen que cuando llegaban los balazos ellos se escondían. 

Mi abuela me platicaba que ellas corrían a esconderse a los 

Dinamos, decía mi abuela que las balas les pasaban zumbando por 

sus cabezas. También me contaba mi abuela que, en una ocasión, 

las fuerzas carrancistas agarraron prisionera a mi bisabuela para 

que les dijera dónde estaban los zapatistas y que ella era simpatizante 

de las fuerzas zapatistas. Mi abuela recordaba cómo, en esa 

ocasión, tuvieron a mi bisabuela parada y desnuda completa frente 

al general carrancista. No sé cuál fue el motivo de que a mi bisabuela 

le hayan perdonado la vida porque me dicen que las fuerzas 

del gobierno eran muy sanguinarias y que a muchas personas en 

Contreras las mataron. 

Son muchas anécdotas que me platicaban mis mamás (bisabuela 

y abuela). En otra ocasión mi abuela me contó que su papá 

entraba a la tienda con todo y caballo para cuando quería estar con 

mi bisabuela, ella recordaba a mi bisabuelo como un hombre de 

impresionante estampa y que se veía bien vestido de charro. 

Cuando llegué a conocer a mi bisabuelo yo estaba en la secundaria 

y, desde mi punto de vista, no era como ella lo describía, él 

estaba más o menos como de mi estatura en ese entonces, todavía 

se vestía a la usanza de zapata con unos bigotes blancos quemados 

por el tabaco. Me acuerdo de su sombrero de ala ancha, sus pantalones 

rayados y su camisa con un nudo en la cintura. Pero les 

comento que mi bisabuela era alta y de tez blanca y su cabello le 

llegaba a la cintura, que era de color castaño o sea que mi bisabuela 

para ese entonces no se puede considerar que era de “mal ver” y 

me imagino que, cuando joven, tenía varios pretendientes, por lo 

mismo les digo que ella tuvo varias parejas y tuvo hijos con esas parejas. 

Mi abuela fue la primera hija, después vinieron sus hermanos 

y hermanas de diferente papá. Por eso me imagino a mi bisabuelo 

en ese entonces con buena estampa buscando a mi bisabuela. 

Cuando terminó el problema de la Revolución, de alguna 

manera mi abuela y bisabuela tenían que subsistir y entonces se 

dedicaron al comercio entre los poblados del Ajusco, Parres, Tres 

Marías y Cuernavaca, por lo que tomaban el tren para hacer su 

comercio. 

det4a 27391u-a, 10/16/08, 9:20 AM, 8C, 4600x6268 (869+1084), 100%, Custom, 1/120 s, R46.5, G32.8, B60.3

También me platicó mi abuela de la ocasión en que el tren 

se accidentó, que ella iba en el tren y cuando se dieron cuenta de 

que el vagón se trasladaba de reversa y sin control, le dijeron a mi 

abuela que se aventara fuera del vagón para que se salvara, ella 

temerosa no se animaba a tirarse fuera del vagón, en ese momento 

el vagón tomó más velocidad y entonces fue cuando ella se animó 

a aventarse. Mi abuela decía que cuando cayó fuera del tren, ya 

en el suelo sintió que algo le cayó encima y fue cuando sintió un 

fuerte dolor en la pierna y al ver lo qué le había caído encima se dio 

cuenta de que era una señora. 

De eso sí recuerdo que la visitábamos en el Hospital General, 

ahí estuvo ella, aunque no sé por cuanto tiempo, pero de lo que me 

acuerdo era de que le estaban enseñando a tejer unas canastas y 

cuando iba a verla le ayudaba a tejer. Mi abuela tuvo una fractura 

de fémur y peroné, que la tuvo con yeso en la pierna durante un 

buen tiempo, trate de buscar en Internet y en varios libros la época 

del accidente o la fecha del mismo pero no se menciona. 

También de lo que me acuerdo de ésa época, es que éramos 

tres niños que acompañábamos a estas mujeres, dos hijos de las 

hijas más chicas de mi bisabuela y yo que era hijo de la hija de 

la hija de mi bisabuela, en sí yo era el bisnieto y nieto y ellos eran 

sobrinos de mi abuela y nietos de mi bisabuela, los tres éramos 

casi de la misma edad. 

Eran muy emocionantes las idas en tren, las estadías en el 

campo y en los poblados cercanos. Veíamos los pájaros por parvadas, 

los armadillos, zorrillos y demás fauna silvestre que habitaba 

esos lugares. Desde niños tratamos de que mi bisabuelo nos 

dijera dónde había enterrado el dinero y el armamento, pero ya 

estaba demasiado grande y decía que no se acordaba. 

Otra de las cosas que me hizo creerle a mi bisabuelo su historia, 

fue que llegó a vivir con mi abuela, él guardaba mucho dinero 

abajo de su cama en varios botes grandes y estaban llenos de monedas 

de “a peso” y de 50 centavos, en ese entonces era bastante 

dinero y les cuento que no sé qué le paso a ese dinero y me hago 

otra pregunta desde entonces y es que no sé de dónde pudo sacar 

tanto dinero. 

También me contó el señor Mauro Segura que en las fábricas 

de aquí de Contreras entraban chicos, me cuentan que entraban a 

las fábricas unos a los 13 años y otros a los 11 años. En ese tiempo 

la economía de Contreras se benefició, pues gracias a esas fábricas 

mucha gente logró hacer un patrimonio para sus hijos. Mucha 

gente pudo obtener un pedazo de tierra. También por esos tiempos 

hubo mucho auge con la venta y producción del pulque, por aquí 

sembraban maíz y había varias huertas y había muchos expendios 

de pulque porque los fines de semana los trabajadores de las fábricas 

acostumbraban tomar pulque. 

Se cuenta que en esos tiempos hacía su aparición “la llorona”, 

“el nahual”, “el charro negro” y “las brujas”, será porque la gente 

ya tomada y en la noche se figuraba las cosas y eran producto de 

su imaginación o de verdad hacían la aparición esos personajes, 

pues a estos se les nombra desde antes de la Conquista, se dice que 

hacían su aparición dentro de la población mexica, entonces a lo 

mejor tendríamos que tomar en serio esas historias o leyendas de 

esta gran ciudad. 

Volviendo a la historia de mi parte, quiero hacer un reconocimiento 

a esos hombres que, como mi bisabuelo, no buscaban gloria 

ni publicidad ni mucho menos riquezas, sino que tenían muy 

bien definido por lo que luchaban y siguieron a un gran hombre 

como el general Emiliano Zapata, que independiente de que haya 

cometido errores, todo eso lo solventó con su fin de la “tierra y libertad” 

o de que “la tierra es de quien la trabaja”. 

La Magdalena Contreras forma parte de la Ciudad de México, 

es una de sus delegaciones políticas y, sin embargo, ésta no era 

conocida por la mayoría de la gente que habitaba la Ciudad de 

México, para los habitantes de la ciudad no existíamos y los habitantes 

de la delegación Magdalena Contreras nos considerábamos 

fuera de la Ciudad de México, éramos una provincia en pequeño. 

Recuerdo cuando era pequeño, cuando mi abuela tenía que comprar 

alguna medicina o algo en especial decía: “vamos a México 

a comprar tal cosa”, pero en realidad se refería a ir a San Ángel, 

ahí era donde se compraban muchas cosas que en Contreras no 

había y la gente se refería a ir a México cuando se desplazaban a 

San Ángel. 

Considero que salvo la opinión de la demás gente, que a Contreras 

se le perjudicó cuando se le quitó el ferrocarril ya que no 

había fuentes de trabajo, con el cierre de la fábricas, la gente se 

tuvo que desplazar a lugares lejanos para conseguir trabajo y el ferrocarril 

hubiera sido una fuente muy importante de empleo y a la 

vez generadora de la economía de Contreras en el sector del turismo. 

Muchas de las nuevas generaciones, los niños y jóvenes, nunca 

podrán viajar en tren o tener contacto con la naturaleza. Ahora 

nos damos cuenta, muchos de los habitantes de Contreras, de la 

gran importancia que tenía el ferrocarril para la zona, pues formó 

parte de nuestra historia, economía y paisaje. Siempre se trató de 

mantener ese aire de provincia y desde que yo tengo memoria así 

fue. Luego llegaron malos gobernantes y lo único que hicieron por 

Contreras fue saquearla, robarle y aniquilarla, porque hicieron tratos 

con otras delegaciones para saquear a esta delegación. 

Ojalá y estas líneas sean del agrado de la gente, puede ser que 

haya errores y que haya mala escritura, lo que he querido hacer 

es dar a conocer una historia que desde mi punto de vista es muy 

importante: mi bisabuelo, mi bisabuela, mi abuela y mi madre han 

formado una parte muy importante en mi vida. Desde el punto de 

vista humano como desde el punto de vista histórico, el saber que 

mi bisabuelo formó parte de ese grupo de personas que lucharon 

por tener un país mejor y de que la gente viviera un poco mejor, 

es para mí muy significativo, independientemente de cuales hayan 

sido sus motivos para hacerlo. 

Gracias de antemano a todas las personas que me ayudaron 

a llevar a cabo este relato, pido disculpas a algunas personas que 

omitiera su nombre por descuido o falta de memoria, por eso les 

digo a todas las personas: mil gracias.

emiliano_zapata

 

 

 

 

Tomado de:

MEMORIAS DEL PONIENTE II: HISTORIAS DE SUS PUEBLOS, BARRIOS Y COLONIAS 
Segundo Concurso de Historias de Pueblos, Barrios 
y Colonias del Poniente de la Ciudad de México 
Diciembre de 2016 
México, UAM Unidad Cuajimalpa, 2016 
Proyecto del Taller de Análisis Sociocultural (TASC) del Departamento de Humanidades apoyado 
por la Rectoría de la Unidad Cuajimalpa 

 

 

"Observar, sentir, escuchar y entender a la naturaleza y ser parte de ella."
Concepción García Aguirre
Contacto
*Campos obligatorios